5 de febrero de 2009


Reflexiones de un jubilado
Cuando uno llega a la edad de jubilación, siente que ya no es útil para la sociedad, siente la necesidad de reorganizar su vida, al principio estará un poco desorientado, pero como a lo bueno se acostumbra uno pronto, no tardará mucho en ocupar sus ratos libres y empezará una vida a la que no se está acostumbrado.

Una opción puede ser practicar los hobbys que a uno le gusta, otra puede ser prácticar deportes, otra la formación, estudiar, decubrir las nuevas tecnologías, el internet es apasionante, u otra opción (yo creo que es la más enriquecedora) ayudar a los demás en aquellos temas o actividades que seamos capaces de trasmitir, me estoy refiriendo al VOLUNTARIADO.

¿Pero que es el voluntariado?
Dejando a un lado la definición del diccionario de la Real Academia de la Lengua
y la Ley del Voluntariado, y centrandonos solamente en la experiencia personal, diriamos que el voluntariado es una de las grandes satisfaciones que uno puede lograr dedicando parte de nuestro tiempo libre a los demás, sin esperar nada a cambio.

Tambien por razones personales, por la necesidad de sentirse socialmente útil, de conocer y vivir nuevas experiencias, formarse y desarrollarse como persona, relacionarse y trabajar con otros,...




Seguiremos escribiendo sobre este tema.

1 comentario:

michel dijo...

una reflexión muy reflexiva